13 abr. 2011

Listas para hacer historia

Enhora buena a todas
Piden discreción, quieren pasar inadvertidas, alejadas de focos y cámaras. Pero, muy a su pesar, son noticia. Ocho mujeres están listas para hacer historia en Cáceres. Por primera vez aspiran a cargar con la Virgen de la Montaña en la procesión de bajada del próximo día 27 en igualdad de derechos que los hombres. Hasta ahora, solo podían hacerlo en el tramo comprendido entre El Calvario y el Amparo, trayecto reservado para que cualquier ciudadano pueda ponerse bajo las andas de la patrona de Cáceres.


Con los nuevos estatutos de la cofradía, aprobados en asamblea el pasado mes de junio de 2010, hombres y mujeres tienen igualdad de derechos. Y, por tanto, las hermanas también pueden cargar en las mismas condiciones que los hermanos. Las ocho aspirantes son: María del Carmen Floriano Márquez, Nazaret Paniagua García, María Pilar Garzo Fernández, María José García Rodríguez, María Sandra García Rodríguez, Gema Mendoza Santos, María Belén García Trujillo y María Guadalupe Martín Camacho.

Los hermanos de carga se dividen en tres grupos. Por un lado, están los hermanos activos. Son 120 y se reparten en cuatro turnos. Son los cofrades titulares, los que cargan en la bajada y la subida de la Virgen. El segundo grupo es el de los hermanos suplentes. Son 12 y, como su propio nombre indica, cargan cuando hay alguna baja entre los titulares. El tercer grupo es el de los aspirantes y está formado por todos aquellos hermanos mayores de 18 años que expresan su deseo de portar la imagen. Aparecen en la lista por orden de solicitud de carga y solo logran desfilar bajo las andas cuando no hay ni hermanos activos ni hermanos suplentes suficientes para completar los cuatro turnos. En este grupo aparecen las ocho mujeres que el próximo día 27 subirán al santuario con el hábito azul y blanco que, hasta ahora, solo lucían en la procesión los hombres y los niños.

La procesión de bajada se celebra un miércoles, día laborable, a las seis de la tarde. Esta circunstancia, y el hecho de que muchos hermanos residan fuera de Cáceres, hace que siempre haya bajas en los turnos de carga. Por eso, ellas se muestran esperanzadas. «Siempre han faltado hermanos, así que creemos que vamos a cargar sin ningún problema», comenta Sandra García. «Me he apuntado porque tengo mucha devoción hacia la Virgen y porque me gusta cargar», apostilla.

La cofradía de la Montaña tiene 1.260 hermanas, de las que 557 superan los 18 años y, por lo tanto, pueden aspirar a cargar. Pero solo ocho han formulado su petición para hacerlo este año. O lo que es lo mismo: apenas el 1,4 por ciento. Este dato tiene una doble interpretación. Aquellos que se mostraron contrarios a la reforma de los estatutos lo utilizan como argumento para justificar que la demanda de carga entre las mujeres es minoritaria. Pero ellas, las hermanas aspirantes, tienen otra explicación. «Muchas mujeres no se han enterado de los plazos para apuntarse. El año que viene, seguro, habrá más», apunta Guadalupe Martín. Ella, Sandra y Pilar Garzo piden, ante todo, naturalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario