27 abr. 2011

La patrona, con andas y corona restauradas

Nunca una procesión de bajada tendrá tantos estrenos como la de hoy: andas, corona y estandarte han pasado por el quirófano de Gracor, un taller de joyería situado en Moctezuma, donde las tres primorosas piezas han sido sometidas a una profunda restauración. A ello se une el que por vez primera las mujeres podrán cargar con la patrona, tras la reforma de los estatutos aprobada por la Real Cofradía.

Nuestra Señora la Virgen de la Montaña, a la que los cacereños rinden culto desde el siglo XVI, bajó por vez primera a la ciudad el 3 de mayo de 1641 ante las peticiones del vecindario en un año de grandes sequías. Hoy volverá a hacerlo con motivo de su novenario y, como siempre, se prevé que miles de personas la reciban al caer la tarde en Fuente Concejo.

La cofradía tiene ya dispuesto un amplio programa de actos que se inicia hoy con el desfile procesional de bajada de la talla, de estilo sevillano y realizada en madera de nogal por artista desconocido entre los años 1620-1626. La procesión comienza a las 18.00 horas con la salida desde el santuario. Horas antes, los miembros de la junta de gobierno de la cofradía, encabezada por su mayordomo, Joaquín Manuel Floriano, estarán en la ermita. Allí, y como es tradicional, almorzarán en el restaurante.

Alberto Gómez-Saucedo y Márquez, vocal de gobierno de la cofradía, es este año el jefe de procesión. Según explica, en torno a las 17.30 se organizan los turnos de carga de la talla. Hay cuatro escalafones: aspirante, suplente, activo y veterano. Acto seguido, y como es tradición, se entregan las medallas a los hermanos mayores de 65 años, este año hay uno: Luis Losada Guillén, y a los hermanos que pasan de suplentes a activos que adquieren la condición de hermanos de carga titulares y que son los siguientes: José Luis Muñoz Valiente, Jorge Velasco Domínguez, Cesáreo Pavón Bernal, Isidro Felipe Morales Borrella, Santiago Díaz Mellado y Juan Alberto Díaz Mellado.

Luego, en presencia del capellán de la cofradía, Florentino Muñoz, se reza la Salve y el hermano mayor, Antonio Fernández Borrella, organiza los turnos de carga con el reparto de planillos. Como es tradición, habrá cuatro turnos de 30 hermanos cada uno --todos menores de 65 años-- que suman los 120 que cargan la imagen.

LAS MUJERES Este año las mujeres podrán portar la talla. Hay ocho que lo han solicitado y que estarán en las mismas condiciones que cualquier otro hermano aspirante, es decir, cargarán siempre que haya sitio, o sea, en función de la falta de asistencia de los hermanos titulares de carga que se ausenten por problemas de salud, de trabajo, o por cualquier otro impedimento que no les permita asistir ese día a la procesión. Lo previsible, no obstante, es que puedan hacerlo, como ayer expresó contudentemente la cofradía, que ha asignado a las mujeres los turnos 2 y 4 en virtud de la estatura.

Desde hace dos años los cambios de turno (hay 17 en la bajada y 26 en la subida al ser los turnos más cortos porque la procesión es más rápida) están señalados en el suelo con una raya azul. Las señales se suceden del santuario a San Marquino. Igualmente, se reparte a los hermanos un plano con el punto exacto del cambio de turno en espera de que la cofradía busque una fórmula que a modo de chapas, madera, hierro o cerámica los marque de forma permanente. No obstante, y si hay algún hermano que se despista, el jefe de paso también informa convenientemente del cambio de turno.

La previsión es que a las 19.00 horas la policía local corte el tráfico en puente de San Francisco dirección Mira Al Río, en Fuente Rocha dirección Fuente Concejo y en la calle Picadero a Caleros.

EL DESFILE La procesión la abrirá el estandarte de la cofradía recientemente restaurado. Es de raso, con un medallón de plata en el centro que reproduce en oro la imagen de la Virgen. Le siguen los representantes de la Unión de Cofradías Penitenciales y de las de Gloria, los miembros de la Cofradía de la Soledad de Badajoz (con quien la Montaña prepara el hermanamiento) y de las Reales Asociaciones de Caballeros y Damas de Guadalupe y de Caballeros de Yuste. Seguidamente desfilarán más de 60 niños que este año han cambiado su posición en la procesión por petición popular puesto que estando más cerca de la talla se les hace menos largo el recorrido. Los pequeños, como el resto de hermanos, llevan túnica azul cielo, capelina, guantes y cinturón blancos, y zapato negro.

Tras la banda municipal desfilará, ya lo hace desde hace dos años, la réplica del pendón de San Jorge, símbolo de la reconquista de Cáceres por las tropas de Alfonso IX de León y cuyo original, datado en el siglo XIII, se conserva en el ayuntamiento.
A continuación, le seguirán los miembros de la corporación municipal y el estandarte que los cacereños regalaron a su patrona en 2006 con motivo del centenario de la declaración del patronazgo canónico de la Virgen sobre la ciudad. Obra de María Jesús Trejo, es blanco, ribeteado en bordados de oro, con una imagen de la talla en el centro sobre la que se lee su título de Madre de la Divina Gracia .

La Virgen saldrá sobre las andas de plata adquiridas en los 60 en un taller sevillano. Fueron restauradas en 1999 pero este año han sido sometidas a un baño de plata para evitar su oxidación y ahorrar trabajo a las camareras de ornato que cada año debían enfrentarse a una ardua tarea de limpieza. La camarera, Pilar Murillo, la vestirá como es costumbre con el manto que le regaló la ciudad por las bodas de plata de su coronación canónica en 1949 (de estilo renacimiento, hecho de tisú de plata fina con oro fino de alto relieve). Durante el novenario la patrona lucirá 11 mantos de los 123 que posee y que celosamente se custodian en el santuario dado su gran valor.

EN NARANJA Las camareras de ornato Pilar Campos, Martina Garrosa, Carmina González Carrasco, Loli Turégano, Patri Domínguez, María Antonia Muriel, María Victoria Galapero, Pepi Barroso, Cristina, María Jesús y Marisa Domínguez se encargarán de la colocación de las flores. En las seis ánforas de plata de las andas llevará gladiolos y claveles naranjas adquiridos en la floristería Bouquet. En los dos peldaños alrededor de las andas lucirá lilios, que también son naranjas.

La Montaña portará la corona circular de plata dorada datada en los años 20 y que acaba de ser restaurada en Gracor. La talla la cargan los hermanos a excepción del tramo del Calvario al Amparo, que la llevan los devotos. En esta última ermita se realiza una ofrenda floral y una oración. Hasta ahí la procesión es casi una romería y en Concejo adquiere un carácter oficial. Allí la alcaldesa, Carmen Heras, entregará a la patrona el bastón de mando como símbolo de la condición de la Montaña de alcaldesa honoraria, título que la Virgen ostenta en el novenario. Al cortejo se sumarán responsables de la Junta (no se sabe aún si el presidente Vara acudirá), de la diputación, las autoridades religiosas (el obispo Francisco Cerro) y los mandos militares, además de mujeres con mantillas y trajes regionales.

La Virgen desfilará junto a los niños guiadores del grupo cacereño El Redoble, cuya sección de adultos actuará también en la plaza Mayor. Al ritmo de la jota El Redoble, la talla enfilará hacia Caleros, hermana de honor de la cofradía, engalanada por su vecinos, que ayer como marca la tradición encalaron la vía. En esta popular calle, igual que en San Marquino y la plaza, el ayuntamiento ha instalado arcos cubiertos con hojas de palmeras y decorados con flores.

La imagen seguirá por la ermita del Vaquero, donde le cantarán Virgen Morenita . A la altura de la iglesia de Santiago recibirá el homenaje de los Scouts Sant Yago y de las cofradías del Nazareno y la Sagrada Cena. El grupo Sabor Mangurrino le dedicará sus plegarias. En las Cuatro Esquinas la tuna le hará una ofrenda.

La Virgen llegará a la plaza, recientemente restaurada, a las 22.00. A la altura de la ermita de la Paz la cargará la corporación. La alcaldesa dará el discurso de bienvenida y habrá plegaria del obispo en los soportales del ayuntamiento. La patrona entrará en la concatedral al son del Himno de España. Tras la Salve comenzará el novenario, cuya predicación correrá a cargo de José Arnas, que ocupará la Sagrada Cátedra. La presentación a los niños es el 4 de mayo y el Besamanto el viernes y el sábado siguientes. La imagen regresará al santuario el domingo 8 de mayo, a las nueve de la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario