27 nov. 2009

LA VIRGEN DE LA MONTAÑA TIENE UN NUEVO HERMANO






El campamento de Santa Ana estrecha sus lazos de unión con Cáceres. 45 años después de su llegada a la ciudad, el Cimov (el centro de instrucción y movilización) refuerza sus vínculos con la capital. Ayer se convirtió en hermano de honor de la cofradía de la Virgen de la Montaña, la patrona de Cáceres. Esta distinción llega en un momento de expectación para la base militar, ya que Defensa ha anunciado su ampliación con la llegada de un regimiento de ingenieros. Llegada para la que aún no hay fecha y sobre la que ayer declinaron hacer declaraciones tanto las autoridades políticas y militares asistentes al acto.
El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el teniente general jefe de la Fuerza Terrestre, Virgilio Sañudo Alonso de Celis, presidieron una ceremonia solemne que tuvo lugar en la explanada del santuario de La Montaña y a la que no faltaron el subdelegado del Gobierno en Cáceres, Fernando Solís; el presidente de la Diputación Provincial, Juan Andrés Tovar; y la alcaldesa, Carmen Heras. Tampoco quiso perderse el momento la última pregonera de la Virgen, la magistrada María Félix Tena.
Mayordomo
El mayordomo de la cofradía, Joaquín Floriano, entregó al coronel jefe del Cimov, Miguel Ángel Gómez de Agüero, una medalla y un diploma para materializar el nombramiento. Como gesto de agradecimiento, el centro de instrucción obsequió a La Montaña con una bandera de percha, que utilizaban los soldados en el siglo XIX para cubrir sus pertenencias.
Antes, Floriano y Gómez de Agüero explicaron durante sus intervenciones cuáles son los lazos que unen a ambos colectivos. El mayordomo señaló que la Virgen custodia en su camarín la bandera del primer batallón de Argel número 27. Recordó, además, que hay una representación de la imagen en la base militar de Istok, en Kosovo, por donde han pasado soldados cacereños para participar en misiones de ayuda humanitaria. Joaquín Floriano también detalló que un cuadro de la Virgen preside el comedor de oficiales del Cimov. «El lazo que nos une es inseparable», subrayó.
El mayordomo de la cofradía tuvo un agradecimiento especial para el coronel Antonio Domínguez Valor, que en 2004 entregó a la Virgen de la Montaña una réplica del bastón de mando coincidiendo con la celebración del 40 aniversario del Cimov.
«Una historia de amor»
Floriano también dio las gracias al actual coronel jefe del campamento de Santa Ana por su colaboración con la hermandad. Y Gómez de Agüero le correspondió al tomar la palabra. «Se nos queda corta la palabra gracias», señaló. «Nacimos al pie de este santuario. Nos llena de satisfacción ser de esta ciudad y siempre hemos querido participar en su vida», añadió Gómez de Agüero, quien calificó la relación existente entre el Cimov y la patrona de Cáceres como «una historia de amor mutuo».
El último en tomar la palabra fue el presidente de la Junta, quien quiso mencionar durante su intervención al contingente de soldados residentes en la región que partirá hacia Líbano en diciembre para participar en una nueva operación humanitaria.
Tras los discursos, se rindió homenaje a los soldados y cofrades fallecidos. Y, después, las autoridades accedieron hasta el camarín de la Virgen que, por cierto, ayer lució el manto número 103, que el Cimov le regaló en el año 1999. Una placa recuerda en el interior del santuario el acto.
El Cimov comparte el título de hermano de honor con el Ayuntamiento de Cáceres, el de Badajoz, la Diputación, la Casa Real, la Guardia Civil y la calle Caleros.
Noticias recopilada del diario HOY.

SUBIDA AL SANTUARIO AÑO 2009