2 sept. 2011

Las obras del santuario de la Montaña obligarán a suspender cultos y bodas

                Sucederá cuando se arregle el interior del templo, pero de momento las mejoras se centran en la cubierta. Algunos fieles ya han cancelado sus ceremonias previstas para septiembre y octubre por la presencia de andamios        

                 Los andamios se han apoderado del santuario de la Virgen de la Montaña. Las obras de rehabilitación comenzaron hace casi un mes, tiempo en el que los arreglos se han centrado en la limpieza de la cubierta, que se encontraba visiblemente deteriorada. De momento, la vida en el templo sigue activa pero deberá suspenderse cuando los trabajos pasen al interior del santuario, donde se repararán las paredes y se limpiará el retablo, actuaciones para las que aún no hay fecha concreta.
                  Sin embargo, algunas de las parejas que preveían celebrar su enlace en el interior del templo junto a la patrona de la ciudad, ya han suspendido sus ceremonias. "Sabemos que se han anulado algunas bodas en septiembre y octubre. El acceso desluce, pero el interior está intacto. Desde la cofradía sentimos las molestias que se puedan causar, pero las obras son imprescindibles", explicó el mayordomo, Joaquín Floriano. El insistió, además, en que la supresión de cultos aún no está del todo decidida "dependerá de cómo se desarrollen las obras", advirtió Floriano. En cualquier caso, lo que sí dejó claro es que la patrona permanecerá en el santuario durante los trabajos de reforma.
                   El plazo de ejecución son ocho meses por lo que, a priori, el santuario lucirá recién renovado en la bajada de la Virgen durante el mes de mayo --según esto las obras deberían acabar en abril--. "La idea es que duren ocho meses, pero todo dependerá de las condiciones meteorológicas que son las que pueden retrasar las obras. Nosotros todavía no hemos pensado qué pasará si el santuario sigue en obras en mayo", explicó el mayordomo, que ayer se mostró preocupado porque las lluvias que cayeron sobre la ciudad podrían haber empeorado el estado del templo.


UN INFORME Desde hace años la cofradía de la Montaña había alertado de la situación en la que se encontraba el santuario de la patrona, cuyas humedades lo habían ido deteriorando hasta tal punto que la estructura llegó a correr peligro porque los muros exteriores habían comenzado a desplazarse. Precisamente fue el informe elaborado por un grupo de técnicos de la Fundación Valhondo y San Lázaro el que hizo reflexionar a las instituciones, que finalmente decidieron firmar un convenio por el que se comprometieron a correr con los gastos de la rehabilitación porque la hermandad no contaba con fondos para hacer frente a ella. Las obras costarán 457.595 euros aportados por Caja Extremadura (20,5%), Caja Badajoz (20,5%), Junta de Extremadura (19,67%), Ayuntamiento de Cáceres (19,67%) y Diputación de Cáceres (19,67%).

MAS ARREGLOS Tras la reparación de las humedades de la cubierta y los cerramientos exteriores, se renovará también la instalación eléctrica y el saneamiento de las tuberías, que han registrado grandes fallos en los últimos años; después se arreglará el camarín, que lleva años cerrado debido a su mal estado. El estudio presentado por los técnicos pone de relieve, además, la necesidad de renovar los frescos de las paredes, restaurar la cúpula y limpiar los retablos.