20 abr. 2016

La ciudad recibe hoy a la patrona, que desafiará a la amenaza de lluvia

La Virgen de la Montaña estará arropada durante su bajada por la tuna, la banda del Humilladero y el Coro Rociero.

La amenaza de lluvia marcará la bajada de la Virgen de la Montaña a la ciudad. Según la Agencia Estatal de Meteorología, la previsión de precipitaciones para hoy es del cien por cien hasta las seis de la tarde. A partir de esa hora, se reduce al 65 por ciento.

La patrona partirá a las cinco y media de su Santuario. Minutos antes, en función de la evolución de las nubes, la cofradía decidirá si la imagen saldrá cubierta o no por una nueva estructura de plástico, en forma de iglú, diseñada para protegerla del agua. El invento lleva la firma Joaquín Álvarez, miembro de la junta directiva.

Integrantes de la cofradía probaron ayer por la tarde la estructura sobre el paso de la Virgen. Si finalmente se apuesta por colocarla, permanecerá sobre las andas durante todo el recorrido de bajada. La otra alternativa que se maneja es recurrir al plástico tradicional, que permite su montaje y desmontaje en el momento, en función de si llueve o no en cada tramo del recorrido.

Mientras tanto, la ciudad se prepara para brindar el recibimiento a la patrona, que permanecerá en la Concatedral de Santa María hasta el próximo 1 de mayo. Una año más, Fuente Concejo será el escenario elegido para dar la bienvenida a la Virgen de la Montaña. Se espera que la llegada a este punto sea a las 19.30 horas. Hasta aquí se trasladarán las autoridades civiles y religiosas.

La alcaldesa, Elena Nevado, entregará el bastón de mando a la imagen, que se convierte hasta su regreso al Santuario en alcaldesa simbólica de todos los cacereños. En esta ocasión, el encargado de encaramarse en las andas de la patrona para colocarle el bastón será Antonio Bazo, hermano de carga activo de la cofradía. «Para mí supone todo un honor como cacereño y como cofrade. Es todo un privilegio», admite Bazo. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, asistirá a la bajada.

A las cinco y cuarto de la tarde, 15 minutos antes de la salida de la procesión, la cofradía impondrá las medallas a los nuevos integrantes del grupo de hermanos de carga activos. Este año serán seis. Los hermanos activos o titulares son los encargados del llevar a la Virgen durante la procesión. Son 120 y se dividen en cuatro turnos. Esta vez el turno responsable de sacar la imagen del Santuario y de entrar con ella en la Concatedral es el número uno, dirigido por Santos Benítez.

Durante su descenso a la ciudad, la Virgen estará arropada por diferentes colectivos. La tuna universitaria no faltará a su cita en la Plaza del Duque. Este año la serenata, prevista para las 20.30 horas, será especial. Se cumplen 25 años desde que los tunos cantan a la patrona en las Cuatro Esquinas y, por eso, se ha invitado a antiguos componentes de este colectivo a sumarse al acto.

La llegada de la Virgen a la Plaza será entre las 21.30 y las 22.00 horas. Aquí, de forma excepcional, la banda de cornetas y tambores de la Cofradía del Humilladero dedicará tres marchas de paso lento a la patrona con motivo del 30 aniversario de esta agrupación musical. Una vez que la alcaldesa y el obispo, Francisco Cerro, den la bienvenida oficial con sus discursos, la patrona se dirigirá a la Concatedral, donde se recogerá. Por segundo año consecutivo, el Coro Rociero cantará a la Virgen en la Plaza de Santa María acompañado de la Banda Municipal.

La patrona lucirá el manto número 49, de tisú de plata y bordado con oro fino. Fue un obsequio de la ciudad con motivo de las bodas de plata de la coronación de la imagen, en 1949. El paso estará decorado con gladiolos blancos y claveles rosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario