6 dic. 2011

Comienza la restauración del retablo churrigueresco

Una gran lona blanca con un agujero de un metro cuadrado cubre el retablo principal del santuario de la Virgen de la Montaña desde la semana pasada. La intervención para reparar las deficiencias en el edificio ha llegado ya al corazón del mismo,con la rehabilitación de los tres cuerpos y el escudo coronado que remata el retablo churrigueresco en el que se encuentra la imagen de la patrona. Precisamente la talla de la Virgen de la Montaña es lo único que podrá verse del retablo mientras se lleva a cabo la operación de lifting .
"Estamos muy satisfechos con el resultado de las obras hasta el momento", señaló a este diario el mayordomo de la cofradía, Joaquín Floriano, que ayer se reunió con los técnicos que supervisan los trabajos para conocer la evolución de los mismos. La actuación se inició el pasado mes de agosto con un plazo de ejecución es de ocho meses, por lo que se espera haya finalizado antes de que la patrona procesione hasta la ciudad a finales de abril. Los primeros trabajos se centraron en sanear el tejado, aquejado de problemas de filtraciones que han generado humedades y que hicieron temer por daños estructurales en el interior del templo. De hecho, el camarín de la Virgen se cerró a las visitas hace meses por los problemas de humedad, que también deterioraron la cúpula, las paredes y los frescos de la iglesia. Los trabajos en esas zonas se dan casi por terminados, a falta de algunos remates en puntos de la cúpula, como las pechinas que la unen a los muros. "El cambio es abismal", destacó Floriano sobre las zonas ya rehabilitadas. "Todo era herrumbre por la humedad y ahora vuelven a verse los colores vivos que antes había", afirmó sobre la recuperación de los frescos. La mejora es visible también en el exterior del edificio, aunque aún falta pintarlo. Por el momento no se hará, porque están a la espera de la autorización para llevar a cabo distintas actuaciones para ocultar el tendido eléctrico aéreo que cruza desde la zona de la cafetería al templo y también el que rodea perimetralmente el edificio. "La pintura y la posterior retirada de los andamios se hará cuando esto se lleve a cabo", señaló Floriano sobre los próximos avances. En estos momentos el camarín de la patrona y el retablo principal centran los trabajos en el interior del edificio. Este es el único de los tres retablos del templo que se rehabilitará, ya que la actuación en los de las dos naves laterales se limita a la limpieza de los mismos. La recuperación de este frontal, principal exponente del estilo churrigueresco en la ciudad, le permitirá recuperar el brillo que tenía en su origen. Junto con la limpieza de la madera, se está procediendo a cubrir con láminas de pan de oro las zonas más deterioradas. TRABAJOS PENDIENTES La intervención de cirugía en el santuario se complementa con otros trabajos en el las inmediaciones del mismo que se acometerán en los próximos meses. Entre ellas, se llevará a cabo la reparación del muro que soporta parte de la explanada que hay delante de la ermita, ya que se ha desplazado uno de los contrafuertes y eso hace que peligre la estabilidad de ese muro. También se renovará el pavimento con un solado más moderno y se reforzarán los cerramientos. El proyecto integral de mejora permitirá además mejorar la accesibilidad del santuario, ya que entre las actuaciones previstas está la ampliación de la puerta de entrada a la ermita, con el fin de facilitar el paso a las personas con discapacidad.