9 oct. 2011

Termina el arreglo de la cubierta del Santuario, primera fase de las obras

Se han restaurado el campanario, los pináculos y las chimeneas y ahora los trabajos se centrarán en la fachada Concluye la primera fase de las obras del Santuario de la Virgen de la Montaña. Esta semana ha finalizado la reparación de la cubierta del templo, uno de los objetivos prioritarios de la intervención, ya que el mal estado del tejado era uno de los principales causantes de la humedad que deterioraba esta construcción de los siglos XVII y XVIII. Desde que se iniciaron los trabajos en el mes de agosto, los operarios se han centrado en limpiar las tejas y eliminar los restos de pastos, raíces y tierra que había acumulados en la superficie. Además, se han sustituido todas las piezas que se encontraban en mal estado y se han cubierto las imperfecciones con mortero (mezcla elaborada con cal, arena y cemento). Para evitar que haya filtraciones también se han sellado todas los puntos que unen el tejado con el resto del edificio. Los que se paren a mirar con detenimiento la cubierta del santuario de la patrona de Cáceres descubrirán, además, que el campanario ya está completamente restaurado y pintado, así como las chimeneas y pináculos que salpican el tejado. A partir de ahora, la empresa Restaura, adjudicataria de las obras, se centrará en la fachada. Se trata de impermeabilizar los muros exteriores para prevenir la aparición de nuevas humedades. La reparación de la cubierta y la actuación en la fachada son dos de las tres medidas contempladas por los autores del proyecto (el arquitecto Francisco Serrano y el arquitecto técnico Pedro de Miguel Mora) para plantar cara al agua. La tercera intervención consiste en reforzar la carpintería metálica del edificio con doble ventana. Las mejoras en el tejado no son los únicos cambios que advertirá el visitante que se desplace hasta el Santuario. Desde la explanada se puede apreciar la transformación que experimenta el último atajo que toman los caminantes para llegar al templo. La tierra ha sido sustituida por hormigón. «Se están realizando los muretes laterales antes de poner los adoquines y revestirlos de piedra», explica Pedro de Miguel Mora. El adecentamiento de este tramo, situado tras el templete, es una de las mejoras contempladas en el exterior del Santuario. Pero hay más, como la instalación de una barandilla en el mirador o la colocación de una fuente ornamental a los pies de la imagen del Sagrado Corazón. El proyecto de rehabilitación del Santuario de la Virgen de la Montaña prevé una actuación integral en la construcción. El presupuesto asciende a los 457.595 euros, que sufragan entre cinco instituciones: el Ayuntamiento, la Junta de Extremadura, la Diputación Provincial de Cáceres, Caja Extremadura y Caja Badajoz. El plazo de ejecución es de ocho meses. Cuando finalicen las obras en el exterior, los andamios se desmontarán y los operarios se trasladarán al interior. Queda mucho por hacer, como la renovación de toda la instalación eléctrica, la restauración de las pinturas del camarín de la Virgen o la limpieza del retablo. No está previsto cerrar Joaquín Floriano, mayordomo de la cofradía de la Virgen de la Montaña, confía en que las obras no afecten a la vida cotidiana del templo y que, por tanto, no haya que suspender los cultos ni cerrar el Santuario al público. «Si hay que cerrar, intentaremos que sea el menor tiempo posible», precisa. No obstante, las primeras actuaciones interiores se realizarán en zonas como el camarín o la sala de mantos. Los trabajos no comenzarán en la planta principal hasta fin de año, según las previsiones de la cofradía. Mientras la obras avanzan, el templo sigue acogiendo celebraciones religiosas con normalidad. Ayer, por ejemplo, hubo una comunión. Eso sí, ha habido dos parejas que han suspendido sus bodas porque no les gustaba el efecto estético provocado por los andamios.http://www.hoy.es/prensa/noticias/201110/09/fotos/5612426.jpg